Terapia Física natural

LA MENTIRA SOBRE LA VIDA SANA

Os traigo un tema un poco controvertido, ya que con este título: «La Mentira sobre la vida Sana», no pretendo juzgar a nadie, lo que quiero es que nos hagamos conscientes de que lo que pensamos y hacemos vayan en sintonía.

No es que la vida sana sea un engaño. No es que este tipo de vida no sea saludable ni beneficiosa para quien la práctica.  Es simplemente un pensamiento propio que me ha surgido observando la manera de mentirse de algunas personas que son “fieles” seguidores de la vida sana.

¿A qué me refiero con Vida Sana?

En un principio algunas de estas personas se jactan de alimentarse de manera austera, que está bien, de no comer carne animal ni derivados de los mismos, aquí ya depende de la ideología de cada uno (respetable por supuesto), y de vivir de una manera activa con el ejercicio físico como complemento a ese tipo de nutrición. Perfecto. Esto si es sano.

Quizá el rizar el rizo llega cuando no se pueden utilizar ciertos jabones, desodorantes, ropas etc… por ser derivados de laboratorios químicos y compuestos “antinaturales”. Respetable también.

La Controversia

Lo curioso es lo siguiente: muchas de estas personas tan identificadas con la naturaleza, lo sano, el respeto por el medioambiente y los animales, son los primeros (por suerte no todos, vuelvo a recalcar), que en los momentos de su vida donde se produce un tropezón con la vida real, como sobre todo en los momentos de enfermedad o debilidad física, lo primero en lo que piensan es en sus “odiadas” farmacéuticas o en las vitaminas transgénicas que suplantan a las vitaminas reales y naturales que ya existen en la naturaleza.

Es curioso ver que en algunos casos de pronto no existen efectos secundarios en las medicaciones, que una pastilla azul es mejor que un solomillo o que una barrita es mejor que una buena merluza…. Para gustos colores.

Opinión

Mi pensamiento no es critico con estas personas, pero si se siente sorprendido porque existen una serie de terapias y tratamientos naturales, donde no existen efectos secundarios, donde no se recomiendan fármacos químicos y donde las defensas propias del organismo están perfectamente indicadas para las dolencias de cada persona. Tu cuerpo tiene el antídoto que tu necesitas y si no es capaz de entregarlo en el momento adecuado existen profesionales que pueden ayudarte a hacerlo.

Al final y sin animo de ofender a nadie, soy muy respetuoso con las ideas de cada uno, si me parece que es una manera de auto engañarse el defender a capa y espada unas ideas en un momento determinado y atacarlas en otro.

En cualquier caso y como siempre decimos en Cuenta Conmigo siempre te podremos echar una mano.

Seguimos a delante, y ya sabes, ¡¡¡A SEGUIR NADANDO COMPIS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *